Dubai, Maersk o MSC compiten por la ampliación millonaria del puerto de Valencia

La Autoridad Portuaria de Valencia inicia el viernes la licitación de una concesión que implicará inversiones por 1.000 millones y que podría dar el golpe definitivo a Algeciras y Barcelona

El puerto de Valencia ha decidido finalmente lanzarse para tratar de dar el golpe definitivo en la dura batalla en el sur de Europa por el liderazgo en el tráfico de mercancías. La Autoridad Portuaria  ha incluido en el orden del día del consejo de administración de este próximo viernes el inicio del procedimiento para la licitación de la llamada ampliación norte, una concesión que elevará notablemente la capacidad de carga y descarga de contenedores y que implicará una inversión global cercana a los 1.000 millones de euros, de los cuales casi 400 millones se destinarán a la obra civil propia de generación de muelles y plataformas mediante la colmatación de láminas de agua.

Una vez en marcha, la obra permitirá al enclave valenciano superar ampliamente a sus principales competidores españoles, Algeciras y Barcelona, y consolidarse como gran ‘hub’ logístico del Mediterráneo Occidental, con una capacidad de tráfico anual de 12 millones de TEU (la medida estándar de contenedor en el sector), más del doble de los cinco millones al año que manejan actualmente sus terminales.

El modelo clásico de este tipo de contratos es que el concesionario asuma el coste de la inversión, también en la obra civil para crear los muelles, y suscriba contratos a muy largo plazo (35 años) a cambio de un canon. Sin embargo, la importante cuantía económica de la obra y sus plazos de amortización menguaban el atractivo de la terminal para operadores en su mayor parte participados por fondos de inversión o cotizados en mercados secundarios. A esto se ha sumado la compra de Noatum por parte de la china Cosco , que implica la más que probable retirada de la competición de uno de los principales aspirantes, cumplido el objetivo de implantarse en Valencia.

En este contexto, los pliegos que el viernes aprobará el consejo de la APV para remitirlos a Puertos del Estado y el Ministerio de Fomento, antes de publicarlos oficialmente y poner en marcha el reloj del procedimiento de licitación, incorporarán una fórmula mixta de financiación. El puerto de Valencia, con más de 300 millones de euros en reservas, considera que tiene caja suficiente como para asumir una parte de la inversión y que sus alrededor de 500 millones de euros de deuda a largo y corto plazo no serán un impedimento para financiarla.

A %d blogueros les gusta esto: